> Historias de éxito > Encuentros cortos pero intenso

Todas las historias de éxito

Encuentros cortos pero intenso

Isabel (33), abogada de Barcelona, y Patrick (35), informático de Innsbruck (Austria), se conocieron a través de Parship, demostrando que el verdadero amor puede salvar cualquier distancia.

Antes de conocer a Patrick, contacté a través de PARSHIP con un montón de chicos, de los cuales llegué a quedar en persona con unos cuatro. A pesar de ser todos bellísimas personas, no hubo química con ninguno de ellos. Muchas veces de forma escrita te representas una idea de alguien que luego nada tiene que ver con la realidad, pero yo perseveré hasta conocer a Patrick, con quien contacté a raíz de un rompehielos que él me envío casi al azar, pues, según me dijo después, no creía que yo le fuera a responder, ya que el hecho de que un informático de Innsbruck (Austria) y una abogada de Barcelona pudieran llegar a algo parecía de antemano bastante difícil. El caso es que, a partir de ahí, iniciamos una sucesión de e-mails que fue cada vez a más, hasta el punto de que nos escribíamos casi cada día. Ni yo hablo alemán ni él español, pero siempre nos hemos comunicado en inglés sin problemas.
Visto lo bien que conectábamos vía mail, decidimos conocernos por teléfono, nuestra primera conversación fue de una hora, ¡algo increíble! Ese día hubiéramos seguido hablando de no ser por la amenaza de la factura del teléfono. A partir de ahí, además de escribirnos, pasamos a hablar a través del ordenador, mucho más económico que el teléfono.
Y fue así como decidimos conocernos en persona: Patrick hizo una escapada a Barcelona para conocerme, en una estancia lo suficientemente breve (de dos días escasos) como para que, si la cosa no funcionaba, la situación no nos resultase violenta a ambos. Nuestro primer encuentro fue en el aeropuerto, donde fui a recogerle después de que su vuelo tuviera casi dos horas de retraso. La espera aún hizo aumentar los nervios de los dos, pero sin duda congeniamos desde el primer momento. A las dos horas de conocernos, estábamos cenando en un restaurante del barrio Gótico partiéndonos de risa. Esa noche salimos hasta las tantas y al día siguiente le mostré lo esencial de Barcelona, que le encantó. Por la noche, preparamos la cena entre los dos. Patrick cocinó una fantástica Kaiserschmans mit Applemus, postre austriaco que yo ya conocía y que por mail le había dicho que me encantaba.
Aunque a la mañana siguiente Patrick ya tuvo que irse, ya planeamos nuestro próximo encuentro. Éste fue casi tres semanas después en Munich, donde yo tenía ya previsto ir para ver a unos amigos. Acabo de volver de allí, donde me he reencontrado con Patrick, siendo esta cita aún mejor (si cabe) que la anterior.
De aquí a quince días voy a viajar a Innsbruck para ver a Patrick en su misma ciudad e ir con él a la montaña. A partir de ahí, seguro que los dos iremos haciendo escapadas para vernos. En una relación, la distancia no ha de ser necesariamente un impedimento si hay ilusión por ambas partes, ilusión que desde luego a nosotros no nos falta. Pero, eso sí, nunca olvidaremos que nos conocimos en PARSHIP, en un medio que nunca hubiéramos imaginado tan efectivo a la vez que profesional. De hecho siempre recomiendo esta página a todos aquellos conocidos que nunca han tratado de hallar a "ese alguien" de una forma distinta a la convencional y que puede tener tantas posibilidades de éxito.
Un saludo
Isabel

Prueba Parship gratis

Soy
Busco

Cuando hagas clic en Encontrar pareja, acepta nuestras CGU y confirma que has leido y aceptado nuestras reglas de protección de datos.

El último artículo en PARSHIP Magazine
Error with static Resources (Error: 418)